Articulo publicado el 14 de enero del 2010

Por David Ramírez

Hasta el día de hoy no existe ningún instrumento para predecir un terremoto, pero para algunos científicos lo único que existen son indicios, algunos con bastante precisión y que podrían brindarle una idea dónde se podría producir un terremoto.

Hace varios meses los habitantes de Jimaní en la República Dominicana y de Fonds Parisién en Haití no salían de su asombro por el repentino crecimiento y desbordamiento de los Lagos Enriquillo y el de Sumatra (Azuei).

Pero no sólo este fenómeno se estaba dando con estos dos lagos, de repente la laguna de Cabral había reducido su nivel inexplicablemente.

Muchos especialistas no encontraban las causas de este fenómeno, algunos expertos ecologistas lo achacaban al cambio climático, otros, al gran problema ecológico originados por los procesos de erosión en las sierras que rodean dichos lagos, fenómeno agravado, según ellos, a la deforestación.

Esta crecida se produjo sin que se registraran lluvias de consideración en la zona, el desbordamiento de ambos lagos sepultó edificaciones y propiedades agrícolas en ambos lados de la frontera.

Pero leyendo algunos blogs y la prensa internacional me doy cuenta que existe una peligrosa falla tectónica,falla de Enriquillo, que nace en la provincia en San Juan de la Maguana, pasa por la provincia de Bahoruco y luego se interna hacia Haití muy próximo a su capital, Puerto Príncipe.

Los movimientos telúricos que devastó la capital haitiana están asociados con esta falla tectónica.

Hace veinticinco ( 25) años, Agosto de 1984 que la Universidad Autónoma de Santo Domingo celebró una conferencia en Neyba titulada el Censo Sismológico de la Provincia de Bahoruco,luego repetida el 30 de Agosto del 2009 por especialistas en Geología y sismología.

Estos especialistas alertaban a los habitantes de la provincia de Bahoruco (principalmente a los habitantes de la Cuenca del Lago Enriquillo) la posibilidad inminente de un gran terremoto muy similar como los ocurridos en los años 1751 y 1860 en esa provincia del sur.

John Bellini, geofísico del Instituto Geológico estadounidense (USGS) dice que por su estructura la falla es similar a las de Turquía o de San Andrés, en California.



Ya en Haití, hace varios años muchos geólogos habían advertido que, producto de esta falla, se preparaba en la región de la capital de Haití una actividad sísmica importante.

Reitero que no existe ningún instrumento en el día de hoy para predecir un terremoto, pero conociendo esta peligrosa falla que recorre nuestra isla, ¿ hubo indicaciones de que un gran terremoto se avecinaba en la isla?

Parece que sí, ya en octubre de 2008 el ex profesor del Instituto Geológico de La Habana Patrick Charles, aseguró que producto de esta falla "se daban las condiciones para una actividad sísmica importante en Puerto Príncipe". "Los habitantes de la capital haitiana deben preparase para un suceso inevitable", escribió este profesor en el diario haitiano Le Matin.

Es cierto que no había movimientos sísmicos previos, pero hubo un aumento del nivel del agua de ambos lagos, que están situados en dicha falla tectónica.

¿fue la crecida de los lagos Enriquillo y el Azui un aviso de un terremoto inminente y que los geólogos y sismólogos de ambos países no pudieron captar?

Todo cae en el campo de la especulación.

¿ Existen indicios que con la crecida del Lago Enriquillo y el Lago Azuei el terremoto que tanto predicen los geólogos, que pronto ocurrirá producto de la falla Enriquillo , podría estar cerca de azotar a la provincia de Bahoruco?

No quiero generar una alarma innecesaria. Pero, ¿Se podría haber evitado la tragedia en Puerto Príncipe de haberle hecho caso la población a los avisos de estos respetados científicos?

¿Estamos a tiempo para evitar una tragedia, similar a lo ocurrido al pueblo haitiano, a los habitantes de la provincia de Bahoruco?