Articulo publicado el 30 de mayo del 2010

Por David Ramírez

Para los ejecutivos de la empresa Khoury Industrial, la razón principal que ha impedido tapar el hoyo que existe frente a sus instalaciones (que pone a cada momento en peligro la vida de todo el que se transporta en vehículo motorizado), ubicado en la avenida Casandra Damirón, la vía principal de acceso a la ciudad, es que el INAPA no cuenta con una retroexcavadora para abrir una zanja y arreglar la avería en la tubería matriz del acueducto.

Según una nota de prensa enviada por esta empresa a los medios de comunicación de Barahona, este hoyo se formó y se agrandó por esta avería y no por la presencia de los camiones pesados de la empresa que transitan por esta vía cargados de materiales para la construcción.

La nota de prensa sigue diciendo que, funcionarios del INAPA, determinaron que el ayuntamiento de este municipio tenía una retroexcavadora pero cuando acudieron a gestionarla a modo de préstamo, en el cabildo de la ciudad le informaron de que la misma tenía desperfectos mecánicos y que por esta razón no podía ser prestada.

Es cierto que los daños a la infraestructura vial tienen que ser asumidos por el estado, pero una empresa no puede estar ajena a lo que ocurre en su entorno y más si se trata de Khoury Industrial, una firma que se vende en los medios de comunicación como socialmente responsable y ecológica.

Khoury Industrial tiene varias retroexcavadoras en la mina de Cabral y resulta chocante que no puedan disponer de una sola de esta maquinaria para ayudar a resolver un problema que se encuentra en la misma entrada de su fábrica principal.

Para nadie es un secreto, pero en los lugares que están establecidas empresas que se dedican a la venta de arena, cemento, grava, o block, etc., las vías o carreteras que dan acceso a la entrada de a estos negocios siempre sufren deterioros.

Lo que más nos llamó la atención de este problema es que las excusas de los ejecutivos de Khoury Industrial para desatenderse de este problema dejan al descubierto su falta de sensibilidad y responsabilidad social con el pueblo de Barahona, política qué merece ser revisada por los dueños esta firma.

Ayudar al INAPA en resolver un problema antes de que esta queja llegara a la prensa, hubiese sido mucho más barato, en término de imagen, que pagarle a un periodista para que le redacte una nota de prensa con explicaciones ridículas.

Aunque lo traten de negar vehementemente los ejecutivos y los relacionistas de Khoury Industrial, es una gran verdad que los vehículos pesados de esta empresa son lo que más daño causan a la Avenida Casandra Damirón, y es la empresa que menos aporta a los residentes en la zona donde se encuentra establecida.

Khoury Industrial, es una empresa con poca o ninguna sensibilidad social según su historial.

El año pasado la Junta de Vecinos La Voz de la Biblia montaron varios piquetes en la única puerta que da acceso a la empresa solicitando a Khoury Industrial la pavimentación de 1,500 metros de calle, como una retribución por los daños causados durante más de 20 años de operación de dicha empresa en ese lugar (como es la contaminación que provoca la fábrica a través del polvillo cuando está fabricando los blocks), reclamo que hasta la fecha no ha sido atendido por la empresa y parece importarle muy poco a sus principales ejecutivos.

También, ese mismo año, los residentes del barrio Palmarito fueron reprimidos por la policía con bombas lacrimógenas cuando reclamaban a la empresa la reparación de las calles aledañas que habían sido destruidas por los camiones pesados que transitan hacia las instalaciones de esta empresa.

En esa ocasión se presentó ante los reclamantes un Ingeniero de apellido Pimentel supuestamente encargado de transportación de la empresa que prometió que estos reclamos serían escuchados por los ejecutivos de la empresa. Hasta la fecha los reclamos nunca han sido atendidos y existen posibilidades que las protestan rebroten con más fuerza.

De igual forma Khoury Industrial hace caso omiso a los reclamos para resolver el grave problema de contaminación que está generando en el malecón su depósito de gravas, arenas y otros materiales ubicado en el puerto.

La presencia de esas enormes montañas de arena de Khoury Industrial en el malecón ahuyenta a los turistas y espanta a potenciales inversionistas turísticos.

En Cabral, donde esta empresa tiene su mina más importante, los habitantes de esta comunidad vienen reclamando desde hace muchos años a Khoury Industrial que repare su principal viá de acceso que los vehículos de esta empresa han contribuido a deteriorar, pero sus reclamos han caído en sacos rotos.

Khoury Industrial es la empresa con la peor imagen en Barahona.

Los ejecutivos de Khoury Industrial están muy equivocados al pensar que la percepción negativa que tiene la población de Barahona sobre esta empresa puede cambiar contratando espacios en medios radiales o escritos. Tampoco creemos que contratando a un periodista pueda ayudar mucho.

Primero deben comprometerse a desarrollar una cultura empresarial responsable y, junto con esta política, implementar proyectos que mejoren sus relaciones actuales con la comunidad.

Si no cuentan con un programa de relaciones con la Comunidad desde el punto de vista social, todos los programas de relaciones públicas están destinados al fracaso.

Khoury Industrial seguirá siendo la empresa con la peor imagen en Barahona.