Nota publicada el 28 de junio de 2014

Recopilado por David Ramírez

BARAHONA.- En el batey Seis  fue capturada una haitiana que llevaba, robando  con fines criminales, dos niños. Otro se había comido ya.

En un macuto conservaba los huesecitos. A la misma haitiana se le ocuparon dos botellas: una de manteca que se supone sea del niño sacrificado y otra con un líquido de olor muy fuerte, que se cree lo utilizaba en maniobras criminales.

La antropófaga aludida fue llevada a Barahona, de cuya cárcel, se nos dice, se fugó.

 No se explica cómo un preso de esa importancia se fuga. Para el hecho que relatamos no hay calificativo bastante duro con que condenarlo.

Después de todo, la culpa es del Gobierno. Su complacencia con las fincas, con detrimento de nuestras costumbres y de nuestra raza, justifica que sucedan en el territorio dominicano hechos tan repugnantes y groseros que, al lamentarlo la prensa dan lugar a que en el extranjero se nos confunda y tome por unos negros antropófagos.

Esperamos que el gobierno dominicano que se instala hoy, tome la debida acción para
que no se permita la entrada al país de emigrantes de tan baja ralea.

Tomado del periódico El Cable año II, número  88, 21 de octubre de 1922.