Publicado el 20 de febrero del 2010

Por David Ramírez

El fallido intento del Director de la Autoridad Portuaria Dominicana (Apordom) ,el Licenciado José Francisco Peña Guaba, de levantar una pared de un kilómetro de largo en todo el malecón de Barahona, es más que una indelicadeza política en una campaña electoral, es un atentando contra un patrimonio natural y cultural de la ciudad.

Levantar ese monstruoso muro de cemento, arrabalizaría aún más toda la zona, causando daño al desarrollo turístico de nuestro pueblo.

El malecón de Barahona es el más grande y hermoso que posee toda la región sur. Los turistas que visitan la ciudad de Barahona quedan inmediatamente impresionados al contemplar la belleza del malecón y su puerto.

Es un bello paisaje que Peña Guaba pretende quitarnos al construir esa odiosa pared, poniendo como excusa el reciente saqueo de un barco cargado con ayuda humanitaria hacia el pueblo haitiano por un grupo de desaprensivos, pero estoy seguro de que los habitantes de Barahona no lo permitirán.

Gracia a la intervención oportuna y valiente del síndico de Barahona Tavito Suberví, (que fue agredido con una escopeta por un vigilante de la Seguridad Portuaria), este crimen contra otro patrimonio de los Barahoneros no pudo ser materializado.

Este atentando contra el malecón de Barahona no es el único. Desde hace varios años los ecologistas y personalidades de la ciudad vienen denunciando la contaminación ambientar de la zona del malecón.

Recientemente fue abortado el intento de un pastor evangélico y unos supuestos inversionistas para construir un astillero en el cayo de Barahona que podría haber contaminado toda la zona del malecón.

Pero desde hace varios años en ese puerto de Barahona, (que Peña Guaba quiere cercar), se encuentran instaladas Cemex y Khoury Industrial.

La presencia de estas dos empresas en la zona del malecón de Barahona ha tenido un impacto terrible sobre el medio ambiente y el turismo, porque proyectan un panorama de suciedad y arrabalización en el entorno.


Agregarle contaminación visual al malecón (como sería esta pared), alteraría la belleza del malecón, lo cual ahuyentaría a los turistas.

Esta torpeza de Peña Guaba (que no es más que un vedetto político) en una campaña electoral, hace crecer aún más la popularidad del síndico de Barahona Tavito Suberví y su reelección en las próximas elecciones parecen estar casi asegurada.

Mientras tanto, la construcción de esta pared permanece paralizada por el Ayuntamiento, pero los enojados ciudadanos de Barahona esperan que la parte ya construida sea demolida de inmediato.

Existen otras soluciones para reguardar el puerto y las oficinas de la Autoridad Portuaria Dominicana sin que atenten contra el patrimonio de los barahoneros.