Barahona.- El doctor Víctor Emilio Santana Florián (Manolín), ex presidente de la seccional del Colegio de Abogados de esta provincia, denunció las precariedades económicas por la que están atravesando muchos profesionales del derecho en esta ciudad.

Santana Florián, dijo que producto de la crisis por la pandemia que afecta a nuestra nación, ahora es más difícil vivir de la profesión del Derecho, lamentando que el presidente Danilo Medina no haya incluido a los abogados en el programa de subsidios de emergencia por el COVID-19.

Se quejó que las medidas y restricciones sanitarias para evitar el contagio con el COVID-19 que han implementado el Poder Judicial, así como el Ministerio Público, están limitando el trabajo de los abogados y abogadas del distrito judicial de Barahona.

Entre las limitaciones, mencionó el caso de una audiencia penal, donde la magistrada o el magistrado participa en la audiencia desde su residencia, mientras que el defensor se queda en la Policía acompañado con el defendido, pero cuando hay victima constituida, el defensor entra al Palacio de Justicia acompañado solamente con la víctima y el responsable del Ministerio Público se queda en su despacho, atendiéndolos virtualmente.

Dijo que tampoco se les permite a los abogados entrar al Palacio de Justicia de la ciudad para acceder algún expediente o una copia del mismo contra su apoderado, algo imprescindible para poder establecer una buena defensa en la audiencia.

Santana Florián, enfatizó que esas restricciones tan rígidas se ven agravadas,  debido a la medida tomada por la dirección regional Sur de la Policía Nacional, con sede en Barahona, de no permitirles a los profesionales del Derecho  conversar con su cliente.

Calificó esas restricciones y medidas como maltratos en contra de los profesionales del Derecho.

Solicitó al presidente del Consejo del Poder Judicial, magistrado Luis Henry Molina, buscarle una solución al problema.



Por David Ramírez (David Barahonero).