Barahona.- Aunque la mayoría de los ciudadanos del municipio de Cabral, en la provincia de Barahona, ha respetado cívicamente el toque de queda establecido por el presidente Danilo Medina, como medida para hacer frente a la expansión del COVID-19, todavía en algunos barrios de esa comunidad muchos jóvenes se resisten a respetarlo.

Uno de los casos confirmados del irrespeto a las medidas, fue el incidente ocurrido esta semana en el barrio Arriba, cuando una patrulla policial, que realizaba un operativo horas después de iniciado el toque de queda, sorprendió a un joven transitando por la calle San Andrés, violando la medida.

Según versiones de algunos residentes del barrio, la patrulla policial fue agredida a pedradas e insultos por algunos jóvenes que se opusieron al arresto del individuo, obligando a los agentes policiales a lanzar varias bombas lacrimógenas y realizar algunos disparos al aire para controlar la situación.

Durante el incidente, tuvieron que socorrer y llevar al hospital del municipio a la señora Cruz María Féliz, alias Crucita, quien sufrió síntomas de asfixia por los gases inhalados.

Horas después de escapar del lugar apresuradamente con el detenido, la patrulla policial regreso al barrio en compañía de un oficial de alto rango quién le advirtió a los residentes aconsejar a los jóvenes para que no agredan a los agentes policiales que solo están cumpliendo con su labor o de lo contrario serán apresados y sometidos a la justicia.

Por David Ramírez (David Barahonero).