Barahona.- Roberto Lee, gerente general de la empresa The Wil-bes Dominicana, reveló que esa compañía tiene la necesidad de operar ya que muchas tiendas en los Estados Unidos han comenzado a cancelar pedidos que previamente había efectuado, por el orden los US$600 millones de dólares.

Pero hoy en la mañana los trabajadores se encontraban reunidos en la dirección provincial de Salud Pública  con los funcionarios de esa institución exponiendo el peligro que representa para ellos trabajar en la Zona Franca en medio de la pandemia del COVID-19 sin ninguna garantía de sanidad. Los trabajadores rehúsan reintegrarse a sus labores si no le  ofrecen garantía de que los coreanos cumplirán las medidas.

Además temen que la empresa no le vaya a pagar el completivo de los RD$11,500.00 para el completivo del salario general de un trabajador de zona franca.

Los trabajadores realizaron ayer una protesta en demanda de que continúen paralizada las labores, pero Lee dijo que un grupo de trabajadores que no compartían esa protestas y lograron reintegrase a su trabajo, por lo que esa protesta no tuvo mucha incidencia en la fábrica.



Los dueños de las empresas habían anunciado que reanudarían las labores este lunes 27 de abril con una series de medidas para evitar el contagio de sus trabajadores, pero al parecer esas medidas no  fueron implementadas ya que el mismo lunes, en la puerta del parque, se formó una aglomeración de trabajadores intentando entrar sin ningún tipo de organización.

Se recuerda que los dueños de las empresas habían prometido que cada empleado estaría en fila, con una distancia de dos metro, con mascarilla, guantes, mientras que a la entrada de la nave un personal debidamente protegido le tomaría la temperatura a cada uno de ellos y luego serán desinfectados con gel de mano.

Por David Barahonero
Fuente Benny Rodríguez y José Corniel.
Foto: Ohelmis Sánchez