Publicado el 30 de diciembre 2016

Por David Ramírez

Las personas que aman y luchan por su pueblo no se ufanan por lo que hacen, ni esperan recibir atención o gratitudes.

Conozco casos en Barahona de personas que denuncian males sociales, eso está bien y lo aplaudimos, pero después los vemos escribiendo en su blog sobre todo lo que hacen o han hecho por su pueblo, como buscando reconocimiento,buscando que los traten como héroes. Personas con evidentes trastornos narcisistas de la personalidad.

Santones disfrazados o con profunda moral del Quijote que llegan a creerse luchadores "únicos" en su pueblo. Personas que en su imaginación o fantasías creen vivir rodeados de "tiburones", de gente "vendidas", de "politicos" que buscan supuestamente asesinarlo por denunciar basureros, hoyos y zanjas en las calles.

En cambio, conocemos personas en Barahona cuya vocación ha sido en toda su vida solo servir a su pueblo, algunos en silencio. Ciudadanos que no han necesitado vestirse de buena gente, ni pregonar por los cuatro vientos los repetidos sacrificios por su pueblo.

La única intención de esos ciudadanos valiosos ha sido solo servir, servir y servir sin esperar nada a cambio.