Publicado el 30 de julio del 2012

Por David Ramírez

Todo barahonero sueña algún día que esta provincia sureña sea considerada un atractivo turístico de vital importancia en el Caribe, como lo es Punta Cana, un paraíso terrenal para los turistas, las grandes cadenas hoteleras  y  tours operadores internacionales.

Pero hay un dicho que dice que soñar no cuesta nada, lo que cuesta es despertar y hacerlo realidad.

Mucho antes que Barahona fuera declarada IV polo o área turística, decenas de instituciones privadas y gubernamentales,  han elaborado propuestas y muchos  ciudadanos, también,  han aportado excelentes  ideas para  el despegue turístico de la provincia.

Estos proyectos (como lo que tiene elaborado una institución privada llamada Clouter Turístico de Barahona), si se ponen en marcha, podría mitigar el flagelo del desempleo, que viene  siendo uno de los mayores problemas económicos y sociales de la provincia.   Conociendo estos proyectos, entonces nos preguntamos ¿Por qué el turismo no despega en nuestra provincia?

Son múltiples los factores que se han conjugado para que en  nuestra provincia no haya despegado la “industria sin chimenea”;  primero, cabe citar que las autoridades adolecen de un programa o estrategias de desarrollo turístico como  política sostenible y social de nuestra provincia y segundo ha faltado voluntad del empresariado para poner en marcha múltiples planes y proyectos turísticos previamente consensuados, un ejemplo de esto han sido el proyecto de las Aguas Termales de Canoa  y la  construcción del teleférico. Algunos proyectos han sido abandonados o se encuentran en ruinas,como el hotel Bahoruco Beach Resort.

Barahona  es una provincia que lo tiene todo; es una de la zona más soleada de la isla, con bellos paisajes, playas de todo tipo (desde aguas tranquilas, hasta para la práctica del suft), con balnearios maravillosos para relajarse y un aeropuerto internacional abierto a todo tipo de vuelos comerciales.

Muchas personas escriben y hasta hablan por la radio que el Plan de Desarrollo Integrar de Barahona (PlanBa) será la pieza clave para el arranque del turismo en la provincia, lo cual viene siendo una gran irresponsabilidad de quienes así lo  promocionan.

El despegue turístico de nuestra provincia no va a suceder de la noche a la mañana, hay que tener en cuenta  que todo plan tiene una escala de tiempo acordada y, aunque pretende ofrecer soluciones a largo y corto plazo, depende de la voluntad de las fuerzas políticas, del  sector público y privado para que funcione.

La industria del turismo es muy compleja, para su despegue requiere que las autoridades tengan metas, objetivos estratégicos  y recursos económicos, estos, unidos a la  voluntad politica, podrían  convertir el turismo como punta de lanza para el  desarrollo de nuestra provincia.

Barahona necesita de un puerto turístico, hoteles de 5 estrellas, restaurantes, tiendas, una marinas, zonas de entretenimientos, canchas de golf, renovación y cuidado de nuestro centro histórico (hoy en proceso de extinción), normas o leyes, incentivos fiscales para los inversionistas y otras facilidades.

Se requiere, también, mejorar y modernizar infraestructuras como en el sector de  las comunicaciones y transportes, agua y energía, sectores que tendrán un impacto significativo sobre la actividad turística.

El turismo  ¿La gran panacea para el desarrollo de Barahona?

Debe verse que el turismo es un instrumento alternativo para alcanzar cierto grado de desarrollo, pero necesita que las autoridades tengan  visión, estrategias y políticas claras para su implementación.

 El turismo, debemos planificarlo como industria sustentable, sin improvisaciones. Tampoco debe verse como la panacea que, una vez puesto en marcha, generará automáticamente el crecimiento social, cultural y económico de la provincia.

No nos llevemos a engaños, una vez aclarado las causas por el cual el turismo no termina de despegar en Barahona , también debemos dejar claro que el mismo no será el epicentro de nuestro crecimiento económico y social  porque muchos de los problemas de nuestra provincia son estructurales. La superación de la pobreza  en nuestra provincia solo será posible a partir de la distribución de la riqueza.

Riqueza  que hoy está en manos de unos pocos.