Publicado en 30 sept. 2012

  POR DAVID RAMIREZ S.

Hace un par de semanas una amiga me confesó  cuanto le gustaría conocer los bellos paisajes y playas que tiene Barahona, pero temía hacerlo porque, según ella,  la provincia era una zona peligrosa, arropada por la delincuencia. Esta confesión salió a relucir en el momento en que leía un periódico vespertino donde el periodista Teuddy Sánchez  reportaba  varios asaltos a manos armadas y robos de motores en la ciudad.

 Siendo sincero, debo admitir que  sus palabras hirieron mi sensibilidad  debido al amor profundo y entrañable que siento por la tierra que me vio nacer. Pero la percepción que tiene mi amiga (y tal vez muchas personas),  es que los barahoneros viven indefensos y a merced de la delincuencia, tal vez más que otras provincias del país.

Las palabras de mi amiga me dañaron el día en un minuto,  me llenaron de gran tristeza y rabia a la vez.

Sentí tristeza porque hay muchísima verdad en casi todo lo que piensa sobre el problema de la delincuencia en Barahona. Esto se debe a que no pasa un día de la semana sin que no nos enteremos de uno o varios asaltos a manos armadas, robos de motores a infelices motoconchistas o  penetración  a viviendas y comercios (incluyendo heladerías).

Es que la delincuencia en Barahona ha llegado a unos niveles jamás imaginables;  ya  no respetan escuelas ni templos religiosos. En el primero se roban la planta eléctrica, computadoras, pupitres y hasta los pizarrones, dejando a muchos estudiantes sin recibir el pan de la enseñanza. En el segundo, los delincuentes cargan con los instrumentos musicales, el sistema eléctrico  y las ofrendas de los feligreses.

Sentí rabia con las palabras de mi amiga porque,  aunque sabemos que la delincuencia  es un problema social cuyas causas las originan las desigualdades y fallos estructurales de nuestra sociedad, tampoco podemos negar que  este mal se les ha ido de las manos a las autoridades locales. ¿Qué hacer frente a este problema?

Sabemos que la policía de  Barahona carece de personal y equipos, pero también no es menos cierto que tenemos leyes blandas, jueces muy benévolos con los delincuentes y otro problema menos abordado;  los barahoneros estamos enarbolando una bandera en solitario frente a una delincuencia que gana cada día más espacio.

El éxito para combatir este mal en la provincia de Barahona   está (considero yo en estos momentos),  en la integración. Los barahoneros no están unidos, debemos  empoderarnos y levantarnos en una sola voz  con el propósito de llamar la atención de las autoridades locales como la Gobernación, los  Cabildos, el Gobierno central y, por que no, hasta a los legisladores  de nuestra provincia que elegimos para que trabajen y  resuelvan nuestros  problemas o necesidades desde Congreso.

Los barahoneros no deben seguir manteniéndose de brazos cruzados ante una  delincuencia cada vez más atrevida, necesitamos de nuestra parte para ponerle  un alto a esta situación que está afectando, no solo el turismo local,  sino que está dañando y cambiado la imagen de la provincia.

¡Basta! Si debemos levantarnos unidos para solicitar le al gobierno el traslado de todo el personal (sin excepción) de la regional Sur de la policía, hagámoslo.

Si tenemos que salir a protestar pacíficamente a las calles  para que la policía local  tenga todas las herramientas necesarias para combatir la delincuencia, (personal, equipos, tecnología, etc.), hagámoslo.

Si tenemos que acudir al Congreso y solicitarle, no sólo a nuestros legisladores locales, sino a todos los legisladores,  mayor presupuesto para la Policía Nacional y leyes menos garantistas para  los delincuentes, hagámoslo.


Fortalecer la seguridad ciudadana y garantizar el orden público en Barahona y del todo el país es lo más importante.

Si eso puede ayudar, no hay peor diligencia que la que no se hace.