Articulo publicado el 15 de octubre del 2010

Por David Ramirez

Quién lo diría que en un gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en muchas escuelas del país los alumnos estudiarían sentados en el piso o debajo de una mata de mango. Quién lo diría que en un gobierno del PLD se dedicaría apenas el 1.98% del PIB en la educación, cuando la ley exige el 4%.

Jamás me imaginé que en un gobierno del PLD, dirigido por un alumno y seguidor del profesor Juan Bosch (ese ilustre y honrado ciudadano), un funcionario de educación de ese gobierno se burlaría de los alumnos que estudian debajo de un árbol o que se considerada “incompetente” para determinar las causas reales por las cuales se han intoxicado tantos niños en las escuelas públicas.Texto Tampoco me imaginé que en un gobierno del PLD se serviría en las escuelas ese peligroso desayuno escolar, qué sólo sirve para poner en riegos la salud de miles de niños.

Nunca me imaginé que en un gobierno del PLD las escuelas dominicanas por lo general carecerían hasta de lo imprescindible para poder funcionar mínimamente.

Pese a que voté por Leonel Fernández en la campaña presidencial pasada, he llegado a la conclusión que su gobierno es un desastre, sólo sirve para recaudar, malversar y gastar indiscriminadamente los fondos del estado.

Basta con leer las declaraciones del licenciado George Santoni presidente de Acción para la Educación Básica (EDUCA) para darse uno cuenta que en materia educativa, nuestro país involuciona.

Todas las mediciones que se han hecho en la República Dominicana al sistema educativo arrojan resultados “desastrosos”. Nuestro país ocupa el lugar 137 de 139 países en educación básica, también en educación cívica estamos en el último lugar, además, somos uno de los países de la región con el presupuesto más bajo para la educación.

El sistema educativo dominicano está rezagado

Cuando sólo faltan cinco años para que se cumpla el plazo establecido para alcanzar los ocho importantes objetivos de la ODM, nuestro país se encuentra muy rezagado, incapaz de cumplir, no sólo la meta número de 2 de este acuerdo, que es lograr la enseñanza primaria universal, sino todos los objetivos.

En cada uno de los indicadores la República Dominicana figura entre los países de la región que corren el riesgo de no cumplir las metas para el año 2015 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, algo que ya el presidente Fernández tuvo que admitir en las Naciones Unidas.

El país apenas ha logrado un índice inferior a 35 por ciento de niños y niñas inscritos en la escuela en edad preescolar, lo cual deja mucho que desear.

Dígame usted, amigo lector, cómo se puede alcanzar los objetivos del milenio en materia educativa con un gobierno que alquila 11 helicópteros sólo para trasladar a funcionarios hasta una lejana y pobre provincia del sur para realizar un consejo de gobierno que al fin y al cabo sólo saldrán de esas reuniones promesas y más promesas.

El dinero para la educación se lo están llevando estos funcionarios con sus derroches.

Leonel me engañó una vez, pero no volverá hacerlo, no habrá una segunda oportunidad de que pueda darle mi voto si es que decide reelegirse. Si yo votara por Leonel Fernández por segunda vez, se me aplicaría deshonrosamente el viejo dicho del profesor Juan Bosch.

El sinvergüenza soy yo.