Publicado el 8 de julio del 2012

Por David Ramírez

Recientemente el ministro de Turismo, licenciado Francisco Javier García, reveló que una reconocida empresa  de cruceros internacional evalúa las condiciones del puerto de la ciudad con el propósito de iniciar sus operaciones como una alternativa vacacional para sus clientes.

Aunque no especifica cual de los puertos está evaluando, sabemos que puerto #1 es el que mejor se adapta para este tipo de negocios. Este puerto es utilizado por la empresa Khoury Industrial para almacenar arena y gravilla, lo cual es un verdadero desperdicio de su potencial turístico

La noticia nos alegró mucho porque la industria de crucero  se ha convertido en los últimos 20 años en el sector de más crecimiento en el área turística,  para cualquier provincia pobre como Barahona sería una fuente   de desarrollo y crecimiento económico.

 Pero para que una empresa de ese tipo inicie sus operaciones en un territorio determinado primero  debe contar con infraestructura portuaria  moderna capaz de recibir buques de gran calado. Lo segundo sería que esa zona turística cuente con diferente y excitantes actividades, como excursiones en aéreas protegidas, playas limpias, lugares de entretenimientos, zonas turísticas limpias y sin pedigueños, tiendas y establecimientos comerciales propios para los  acomodados turistas que utilizan ese servicio.

Lo tercero, que viene siendo tan importante como la primero y segundo, es la capacidad de las instituciones privadas y estatales  de ese territorio de  garantizarle a la empresa de crucero  una experiencia positiva a su clientela. Cuando hablamos de experiencia positiva no referimos principalmente a la seguridad. Ninguna empresa de crucero arriesgaría la vida de uno sus clientes en una zona  turística con graves problemas de delincuencia y falta de seguridad. Lamentablemente Barahona está controlada por la delincuencia y el narcotráfico. Como destino turístico sacamos cero, somos una zona insegura.

También la empresa de crucero toma en cuenta otros factores a la hora de iniciar sus operaciones en una zona determinada como son  las facilidades e incentivos que ofertan las instituciones turísticas y comerciales del territorio, esto es vital para que el servicio de cruceros sea un negocio rentable.

Hay que dejar bien claro que sólo con un boulevard o bellos paisajes y playas hermosas  no se atrae cruceros y si analizamos bien, nuestra provincia no cuenta con las infraestructuras necesarias para recibir  turistas de cruceros.

Para eso se requiere que el gobierno y el sector privado  inicien un programa de inversión tendente a mejorar las infraestructuras portuaria y turística  de nuestra provincia.