Por David Ramírez

El Hospital Regional Universitario Jaime Mota, tiene fama de achicharar la hoja curricular de cualquier respetado galeno que se preste a gerenciarlo. Ya ese hospital agregó una hoja negra a la carrera de reconocidos galenos,como Gilberto Ariel Suero y Marcos Soto Aguasvivas.

Son muchas las expectativas que se han levantado en torno al nombramiento como director del Hospital Regional Universitario Jaime Mota, del doctor Cornelio Rodríguez Ramírez.

Pero también, son muchos los desafíos que le esperan a este galeno, hijo de nuestra buena amiga, la escritora doña Agueda Ramírez.

Pero debemos ser sinceros, dados los escasos recursos con los que cuenta ese hospital y el desorden imperante en su nómina, donde se cree que existen docenas de botellas de compañeritos del PLD, con sinceridad no creemos que el doctor Rodriguez haga milagros.

El hospital regional universitario Jaime Mota atiende a los habitantes de cuatro provincias (Neyba, Pedernales, Jimaní y Barahona), con un presupuesto que cada año resulta insuficiente para la compra de medicamentos y el mantenimiento de la planta energética.

Si no fuera por las donaciones esporádicas de algunas instituciones y la caridad de la Iglesia Católica, ese hospital hace mucho tiempo estuviese cerrado..